Publicado el Deja un comentario

Recuperación Geriátrica en Madrid: De la Dependencia a la Autonomía

Hoy quiero compartir contigo una historia inspiradora: el caso de una mujer que desafió las expectativas y recuperó su movilidad contra todo pronóstico. Esta es una historia de tenacidad, atención integral y recuperación geriátrica en Madrid.

(Nota: hace meses que tengo permiso para subir esta historia y estas fotos)

El Desafío Inicial

Cuando conocí a esta mujer, su situación de dependencia era severa. Confinada en su cama, necesitaba la ayuda de dos personas para cualquier desplazamiento. Su mundo estaba bastante limitado.

Medimos el problema con escalas para ver la mejoría

Inicialmente, nuestra paciente estaba en el nivel 1 de 5 en una escala de la marcha FAC (alteración severa de la marcha), como veremos, a día de hoy su nivel de 4 de 5 y seguimos avanzamos.

Detección de Problemas Subyacentes

La valoración integral reveló múltiples factores que contribuían a su estado: exceso de medicación no revisada después de un problema cardiaco, una caída grave que resultó en una fractura importante, y consejos nutricionales incorrectos, que incluía que no comiera vegetales. Todo esto se vio agravado por su creciente sensación de inutilidad. Una persona, a cualquier edad que siente que no puede hacer las actividades que podía realizar antes, puede caer en problemas como depresión, ansiedad, insomnio, etc.

El Plan de Acción

  1. Esfera Física: Primero evaluamos su independencia física y marcha. Diseñamos un programa de ejercicios específicos para fortalecer sus músculos, comenzando con movimientos simples en su salón, unidos a pequeños pasos en el salón. Hablamos en cada sesión de como volver a hacer actividades que hacía en casa. Evaluamos problemas que entorpecían la recuperación como el dolor.
  2. Esfera Mental: Evaluamos su estado mental para abordar la depresión, ansiedad y el insomnio. Descartamos deterioro cognitivo. Pensamos juntas en actividades satisfactorias que le ayudasen a sentir más activa y que aumentasen su confianza.
  3. Esfera Social: Fomentamos su participación en actividades sociales y recreativas, reconectándola con su entorno y amigos.
  4. Revisión Nutricional: Introdujimos una dieta balanceada, rica en vegetales y nutrientes esenciales, para mejorar su estado físico general.
  5. Gestión Medicamentosa: Revisamos su medicación consulta a consulta, eliminando o ajustando los fármacos que ya no necesitaba.

Resultados de la recuperación geriátrica

Meses después, la transformación fue asombrosa.

  • No solo logró caminar independientemente, alcanzando el Nivel 4 en la escala FAC,
  • sino que también recuperó su confianza y alegría de vivir.
  • Ahora disfruta de ser independiente en su autocuidado.
  • Ha retomado actividades que hacía hace años como cocinar.
  • Pasea entre 2 y 4 horas con las amigas.
  • Ha retomado las clases de lectura, pero no las de canto porque «viajan mucho» y el profesor no termina de verla… pero esta es otra historia.
  • Lo mejor: la confianza en sí misma, ahora es impresionante.
  • Y ya sabes: más zapatillas, menos pastillas.

Conclusión y Reflexión

Esta historia es un recordatorio de la capacidad de recuperación del cuerpo humano y de la importancia de un enfoque integral en la atención de la persona mayor. La mejora de nuestra paciente no es solo un logro médico, sino también un triunfo personal de esperanza, determinación y constancia.

Invitación

Me encantaría escuchar sus pensamientos sobre este caso. ¿Conoces alguna historia parecida? ¿Te gustaría conocer más historias parecidas?

Publicado el Deja un comentario

Duelo normal y duelo patológico

¿Sólo podemos tener un «duelo» si perdemos a una persona?

En realidad, no. En primer lugar, actualmente, en nuestra sociedad no estamos preparado para ayudar a una persona que pierde a alguien. No sólo podemos sentir un duelo si perdemos a una persona. Lo podemos sentir si:

? Perdemos la capacidad de tomar decisiones por nosotros mismos.

? Dejamos un trabajo o nos jubilamos, enfrentándonos a la incertidumbre de cómo llenar nuestro tiempo.

? Cambiamos de casa, nos mudamos o ingresamos a una residencia.

? Perdemos autonomía, y surge la necesidad de realizar tareas cotidianas adaptadas a nuestras capacidades.

? Experimentamos la pérdida de la vista, la audición o de una parte de nuestro cuerpo, donde profesionales como terapeutas ocupacionales y fisioterapeutas pueden ser aliados clave.

? Nos enfrentamos a la pérdida de relaciones, amistades o compañeros de trabajo.

¿Podemos seguir sintiendo un duelo por personas que hemos perdido hace décadas?

La respuesta es sí. Aunque el duelo se asocia comúnmente con una intensa tristeza aguda que debería disminuir con el tiempo, hay casos en los que persiste.

¿Porqué quiero hablar de esto?

Porque alrededor de un tercio de las personas que encuentro están lidiando con pérdidas y duelo, y muchos no se dan cuenta. La OMS revela que el 60%-80% de las personas con depresiones severas no reciben diagnóstico, un porcentaje que varía según la región.

ChatGPT

ChatGPT

Aquí tienes una versión del texto con algunas sugerencias de copywriting:


¿Solo experimentamos «duelo» al perder a una persona? ????

¡En realidad, no! En nuestra sociedad actual, aún no estamos listos para brindar apoyo a quienes atraviesan pérdidas más allá de la muerte. El duelo no se limita solo a la pérdida de seres queridos; también lo experimentamos cuando:

? Perdemos la capacidad de tomar decisiones por nosotros mismos.

? Dejamos un trabajo o nos jubilamos, enfrentándonos a la incertidumbre de cómo llenar nuestro tiempo.

? Cambiamos de casa, nos mudamos o ingresamos a una residencia.

? Perdemos autonomía, y surge la necesidad de realizar tareas cotidianas adaptadas a nuestras capacidades.

? Experimentamos la pérdida de la vista, la audición o de una parte de nuestro cuerpo, donde profesionales como terapeutas ocupacionales y fisioterapeutas pueden ser aliados clave.

? Nos enfrentamos a la pérdida de relaciones, amistades o compañeros de trabajo.

¿Es posible sentir duelo por personas que perdimos hace décadas? La respuesta es sí. Aunque el duelo se asocia comúnmente con una intensa tristeza aguda que debería disminuir con el tiempo, hay casos en los que persiste.

¿Por qué hablo de esto? Porque alrededor de un tercio de las personas que encuentro están lidiando con pérdidas y duelo, y muchos no se dan cuenta. La OMS revela que el 60%-80% de las personas con depresiones severas no reciben diagnóstico, un porcentaje que varía según la región.

Duelo Normal ????

Cuando perdemos algo, ya sea una persona o algo significativo, es natural sentirnos tristes. Tenemos derecho a:

???? Experimentar tristeza sin que nos digan «no te pongas triste».

???? Evitar encuentros sociales por un tiempo.

???? Llorar y sentir que la recuperación es imposible al principio.

???? Experimentar pérdida de apetito y sentirnos más lentos.

Duelo Patológico ????

Comprender este tema depende de la sociedad y la persona. Aunque las primeras semanas son difíciles, la mejora gradual es normal. Podría haber duelo patológico cuando:

???? La pérdida fue repentina.

???? Hubo momentos traumáticos.

???? Observamos mucho dolor en la persona que se fue.

???? Nos aferramos obstinadamente a la idea de no perder algo.

¿Diferencias entre duelo normal y el patológico?

Aunque en la entrada de un blog no podría dar un diagnóstico, hay puntos diferentes entre un duelo normal y uno patológico

? Es normal experimentar menos actividad como parte del duelo, ???? pero no deberíamos pasar la mayoría de los días en la cama o evitar caminar.

? Podemos experimentar pérdida de apetito en las primeras semanas, ???? pero no deberíamos llegar al punto de desnutrirnos o perder el 5% de nuestro peso.

? Es común desear estar con la persona que hemos perdido, ???? pero constantemente desear y planificar irnos también no forma parte del duelo normal.

? Es natural sentirnos muy tristes, ???? pero ver cosas, escuchar voces, o tener la impresión de que nos quieren envenenar no es parte del duelo normal. Existe una forma de depresión conocida como depresión psicótica.

? En el duelo normal, mes a mes se observa una mejora gradual, ???? pero recordar el proceso como si hubiese pasado ayer después de años no debería ser la norma.

Tampoco deberíamos normalizar:

???????? Problemas de memoria o deterioro cognitivo.

???????? En las personas mayores, es común experimentar síntomas somáticos como insomnio, dolor y agresividad.

¿Qué podemos hacer?

?Acompañar sin juzgar.

?Para evitar un deterioro físico y mental, mantenerse activo es clave.

?Los amigos son buenos, pero a veces un profesional puede brindar el apoyo necesario.

?Socialmente, el proceso es gradual,

?y el tiempo juega un papel crucial.

¿Cuándo ir al geriatra?

¿Cuándo ver a un geriatra? ?

No siempre es necesario, pero si hay dudas sobre el humor o problemas evidentes, consultar es una buena opción. Recomendaciones, análisis y, en ocasiones, medicación son caminos posibles. Detener el deterioro funcional y cognitivo es esencial para prevenir complicaciones adicionales como caídas y fracturas.

¿Quieres más información? ¡Déjamelo en los comentarios! Estoy aquí para ayudar. ????

Publicado el 2 comentarios

¿Qué son las actividades instrumentales de la vida diaria y por qué deberíamos potenciarlas? Un ejemplo

Aquí verá qué son las actividades instrumentales de la vida diaria y porqué deberíamos potenciarlas… Con un ejemplo al final.

Las actividades instrumentales de la vida diaria son importantes porque…

Iré al grano… Las actividades instrumentales son tan importantes que incluso son la base para descartar deterioro cognitivo y demencia (mira un ejemplo exitosos de diagnóstico y tratamiento de una persona con demencia aquí)

?Imaginaros lo tremendamente IMPORTANTES que son.

¿Y por qué estoy interesada en que las conozcáis?

La respuesta es muy larga.

Pero resumiendo mucho.

Porque mejoran muchas áreas del cerebro y deberían ser parte de la prevención y tratamiento del deterioro cognitivo.

¿Cuáles son estas actividades instrumentales de la vida diaria?

Dependiendo el libro que leas pueden incluir más o menos actividades.

Me gusta mucho las que incluyen éstas: el cuidado de otro, cuidado de animales de compañía, crianza de los hijos, uso de dispositivos de comunicación, movilidad comunitaria, manejo electrónico, salud, mantenimiento y administración del hogar, preparación de las comidas y limpieza, procedimientos de seguridad y respuesta de emergencia e ir de compras.

Aunque, las que solemos usar en Geriatria suelen se las actividades instrumentales de la vida diaria propuestas por Lawton y Brody (1969). Incluyen

  • Capacidad de usar el teléfono
  • Ir de compras
  • Preparación de la comida
  • Cuidado del hogar
  • Lavado de la ropa 
  • Capacidad para usar medios de transporte
  • Responsabilidad respecto a su medicación
  • Manejo de asuntos económicos

¿Qué parte del cuerpo trabajan?

Con estas actividades trabajamos la mente (cognición), el cuerpo (motricidad), la autoestima, la percepción de nosotros mismos, la sociabilizancion, la salud mental (ansiedad, tristeza), casi todo el cuerpo.

Aunque cueste creerlo… al cuerpo y al cerebro le vienen bien y les tranquiliza hacer cosas más o menos complejas.

Lo que ven los familiares y en las residencias de mayores es que al hacer estas actividades las personas mayores mejoran cognitivamente, que se cansan, que están más relajados, les genera satisfacción, están más contentos y participan más y más.

Lo que veo yo como geriatra es que de repente tengo que bajar la medicación para la alteración de la conducta o ansiedad (cuando la consulta inicial era justamente para agregar una medicación por estos problemas).

El ejemplo

Imaginaros que le pido a una familia o residencia que la persona mayor que está con ellos en lugar de ver televisión toda la mañana, le llevemos a la cocina cuando vayamos a cocinar. Y que participe en la cocina de alguna forma.

¿Qué sucede si como persona mayor dejo de ver la televisión y ayudo o me encargo de la cocina?

Voy a preparar una tortilla de patata con alguien:

  • Veo la cebolla, la patata, los colores ?? refuerzo las neuronas de la corteza occipital (la parte más posterior) del cerebro (trabajo la visión y la percepción)
  • Toco y manipulo la patata, la lavo, la pelo, la seco (cada uno que haga lo que pueda) ?? refuerzo las neuronas de la corteza frontal (por la frente) y parietal del cerebro (las áreas motora y sensorial)
  • Recuerdo que hacía con la patata ?? reforzamos las neuronas de la memoria a corto plazo (hipocampo) y atención (neuronas de la corteza frontal)
  • Planifico qué necesito para cortar la patata y la corto ?? refuerzo las neuronas de la planificación y ejecución (en la corteza frontal del cerebro)
  • Mientras que ayudo voy conversando con mi familiar, recuerdo cosas del pasado ?? hago que trabajen multitud de neuronas, por ejemplo las neuronas del área de Wernicke y de Broca (para comprender lo que me dicen y hablar), las neuronas de la concentración y varios tipos de memoria (explicita, semántica, episódica, implícita) que se encuentran en todo el cerebro.
  • Mientras que ayudo me ponen en la silla ?y no en el sofá ?? refuerzo las neuronas del cerebelo (movimiento, coordinación, equilibrio, postura, balance).
  • Huelo lo que se va cocinando ?? refuerzo las neuronas del olfatos, que son muchas pero algunas están en la corteza frontal y temporal
  • La lista es larga… pero claramente lo que trabajan mis neuronas viendo la televisión es 0% y haciendo alguna actividad de la vida diaria es el 100%
  • En las residencias, los talleres de cocina se suelen llamar cocina terapéutica
  • Y si te dijera que hay una pastillas que va a hacer que todas las neuronas del cerebro se refuercen y que no tienen efectos secundarios ¿la comprarías? Hacer actividades instrumentales de la vida diaria son una pastilla muy potente.

Otras áreas para el tratamiento del deterioro cognitivo

La lista es larga, pero incluyen el propio diagnóstico (muchas familias miran hacia otro lado pensando que o ya pasará o que no hay tratamiento), revisión de la medicación (suele haber un exceso de medicación), otras actividades físicas y cognitivas, valoración de déficits hormonas, vitaminas, minerales, planificación para cada etapa, hablar de salud y bienestar del cuidador es parte del tratamiento, hablar del mejor lugar para una persona con deterioro cognitivo, etc.

En caso de enfermedad de Alzheimer, el tratamiento no se basa exclusivamente en agregar una medicación específica. De hecho, no podemos agregar este tipo de medicación a todos los que padecen esta enfermedad. Y agregar medicación es una parte muy pequeña de todas las recomendaciones. Hay muchas familias en espera de nuevos tratamiento para la Enfermedad de Alzheimer, ojalá lo veamos.

Pero lamentablemente lo más habitual es que mucho de lo que he hablado y que ya se puede dar a las personas con deterioro cognitivo el día de hoy, no se esté dando.

Déjame tus comentarios, estaré encantada de leerlos y responderte

Publicado el 2 comentarios

Tensión arterial en el adulto mayor

No es lo mismo hablar de tensión arterial en la persona joven que de tensión arterial en el adulto mayor de 65 años. Te lo explico aquí abajo.

Diferencias propias del cuerpo

Las personas mayores no tienen los mismo objetivos de tensión arterial que una persona joven por muchas razones

La persona joven necesita tener los vasos sanguíneos y el endotelio (la capa mas interna de los vasos sanguíneos) en buen estado para que después de muchas décadas no hayan problemas como ictus, demencia, infartos del corazón, etc. Por norma general, hipertensión «un poco alta» necesita de muchos años o incluso décadas para producir este daño… (no me malinterpretéis, cada día cuenta porque este daño puede ser no reversible).

En la persona mayor, hablamos de preservar los órganos lo mejor posible. Y la tensión arterial nos podría indicar la irrigación de órganos. Y no siempre es necesario un ajuste tan excesivo de la tensión. Lamentablemente, la tensión demasiado baja en la persona mayor es muy frecuente. El exceso de control de la tensión en la persona mayor esta en relación a caídas, deterioro cognitivo, hipotensión, polifarmacia, fracturas, etc.

Tensión arterial, cada persona tiene un objetivo distinto

Primero, cada persona es distinta. En consulta, después de nuestra herramienta de oro, la Valoración geriátrica integral, puedo tener una aproximación bastante razonable a la salud global de la persona mayor. Insisto, es muy diferente de persona a persona y no depende de la edad.

Segundo, no existe un rango de tensión arterial para todas las personas mayores. Cada persona tiene un objetivo de tensión arterial dependiendo de la Valoración Geriátrica Integral. Cada vez, más Sociedades Científicas respaldan esto que los geriatras llevamos décadas diciendo. Una fuente para médicos, es la prestigiosa Asociación Americana de Diabetes. Te dejo el enlace de sus recomendaciones en este tema en el adulto mayor. Simplificando mucho, en el enlace verás que cada persona mayor tienen un objetivo distinto en cada uno de estos escenarios.

1. Tensión arterial en personas mayores robustas,

  • Las personas robustas suelen ser personas que hacen ejercicios, no tienen ningún deterioro cognitivo ni físico o no tienen múltiples enfermedades. El objetivo de la tensión arterial podría ser parecido a una persona joven.

2. Tensión arterial en personas mayores pre-frágiles o con algo de deterioro físico mental o varias enfermedades.

  • Aquí es importante tratar las deficiencias que encontremos ademas de ver la tensión arterial. Además de valorar los antihipertensivos o no, tenemos que valorar la esfera física, mental, trabajar la polifarmacia, etc. Probablemente, el objetivo de tensión arterial que busquemos será mayor al de una persona robusta.

3. Tensión arterial en personas mayores frágiles.

  • Hablamos de pacientes con deterioro cognitivo, físico, o con múltiples enfermedades. El trabajo es el mismo que el anterior, pero incluso tenemos que ser más finos en el objetivo de nuestro tratamiento para la tensión arterial.

4. Tensión arterial en personas mayores en final de vida,

  • Aquí tenemos incluso otros objetivos, que incluye anteponer el bienestar del paciente y el control de síntomas incomodos que se pueden producir.

5. El paciente mayor con enfermedad renal

Aqui, ademas de conocer su estado basal, probablemente necesitemos medicamentos diferentes que en los casos anteriores.

Medicación para la tension arterial

Debemos valorar la causa de la hipertensión. Además, hacer un balance de las enfermedades del paciente, y ver qué tipo de adulto mayor es esta persona. Como veis, no es tan fácil.

La causa de la tensión arterial también no guiaran por escoger un medicamento u otro.

No todo es medicación

Desde hace varias décadas se sabe que los problemas médicos del adulto mayor tienen que valorarse de forma integral (viendo varias esferas)

  • Viendo la parte física, tanto las actividades como el ejercicio que hace
  • Valorar la esfera mental, y el humor, etc
  • Valorar el estado nutricional, muy importante
  • Valorar el estado social. Hay personas que me dicen que cuando tienen mucha ansiedad se les dispara la tensión arterial. Cuando les pregunto un poco por esta ansiedad, suelen ser personas que viven o solas o con una cuidadora casi los 7 días de la semana. Me dicen a veces que no ver a sus familiares prácticamente. Me dicen que cuando se ven tan solas es cuando sienten ansiedad, sube la tensión, y esto hace que suba su ansiedad. ¿Cuál seria el medicamento que pautaría aquí? No lo sé, pero sí sé que tenemos que trabajar en la esfera social.

Recuerda que la Geriatría es una especialidad de la medicina, por lo que esta informacion la he recibido después de 11 años por lo menos. Sé como enseñar Geriatría a personas que no son geriatras porque me he dedicado muchos años a ello. Pero eso no quiere decir que sea tan fácil como lo cuento. Por eso, cada problema se trata en su tiempo justo. La mayoría de veces hay una ruptura en varias esferas que provocan una enfermedad y es importante valorar a la persona en conjunto.

Escríbeme si quieres saber más

Peggy Ríos Germán,

Especialista en Geriatría, Especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública

Publicado el Deja un comentario

Mi madre tiene problemas de memoria. Un caso de enfermedad de Alzheimer

mi madre tiene problemas de memoria

Mi madre tiene problemas de memoria. Un caso de enfermedad de Alzheimer. Este ejemplo me gusta mucho.

La familia tenía un gran miedo al diagnóstico.

Pero les expliqué al inicio que haría varias cosas para mejorar todo lo que podía la situación de esta mujer, y así fue. No todo con medicación. Hay temas muy importantes, que en conjunto hacen que la salud de la persona mayor mejore.

El inicio

Sonia tiene 79 años, es una persona muy sociable y le gusta el mundo del arte.

Como vive en el centro de Madrid, va todas las semanas al cine, al teatro, a museos.

Queda con amigas para el brunch, a comer, a merendar. El fin de semana tampoco para.

Un día se cayó en la calle y la llevaron al hospital en ambulancia.

En urgencias acudieron los hijos y se dieron cuenta que su madre contó una historia de lo que había pasado… y a la media hora no lo recordaba…. así que les contó otra historia finalmente.

Al otro día, en casa, todo volvió a la normalidad. Pero la familia no olvidó este detalle.

Cambio de domicilio

Al mes se fueron a la playa. Ella, el marido, los hijos y los nietos.

Sonia, en esa casa que conocía desde hacia más de 4 décadas: se perdió dentro y fuera de casa.

No sabía dónde estaba el baño, ni la cocina. Pero trataba de ocultarlo todo lo que podía.

Creo que lo hubiese conseguido… pero el incidente en urgencias había dejado en alerta a todos.

Entre ellos, le hicieron algunas preguntas muy sencillas y se dieron cuenta que no recordaba bien la casa, el día, el o el año actual.

Tampoco estaba segura de nombre de los nietos y me llamaron – Somos tal y tal, perdone que le llamemos con tan poco tiempo de antelación. Mi madre tiene problemas de memoria. Necesitamos una cita lo más pronto posible.

Primera cita

Cuando vi a Sonia, vi una persona muy alegre, con mucha energía, llena de vida.

Le pregunté por varias cosas y sin darle mucha importancia, le pasé una prueba cognitiva.

Lo que sucede es que a veces, el sentirte evaluado y no contestar bien… puede hacer que las personas pasen nervios o vergüenza. No fue el caso porque me esmero mucho para que no lo pasen mal.

Ese día retiré la medicación innecesaria y pedí varias pruebas.

Analítica

La analítica llegó después de 3 días. Tenía varios déficits. Sonia, entre amigos y museos, muchas veces se olvidaba que no había comido.

Es más, había bajado 10 kilos. Repuse todos los déficits de la analítica y esperé más pruebas.

Dos semanas después

Sonia había mejorado mucho, pero era evidente que tenía una Enfermedad de Alzheimer.

Descartamos una alguna enfermedad maligna.

Subió 2 kilos y comenzamos con un tratamiento específico.

Mi madre tiene problemas de memoria… un mes después

La familia cada día estaba más tranquila. Habían visto que su madre había mejorado y saber que habían actuado tan rápido, les dio paz.

Sonia había ganado 2 kilos más (y luego 2 más)

Cada vez que voy a verla, la veo mejor. Tiene un síndrome del ocaso, leve.

Pero el resto del día está bastante orientada.

Sigue saliendo, pero los amigos ya saben qué pasa y preguntan en casa por el tema de las comidas para que no vuelva a pasar el mismo suceso.

Con respecto al tratamiento no farmacológico: fijamos objetivos concretos

¿El Alzheirmer se puede revertir?

No, la enfermedad sigue su curso. Pero a veces no solo tenemos a esta enfermedad. Como cuento aquí, Sonia tenia

  • varias deficiencias en la analítica.
  • Tenia medicación que no necesitaba y favorecían las caídas y el deterioro cognitivo.
  • No hacia ejercicio físico. Tenía una alteración de la marcha.
  • Comía mal por el problema de memoria
  • Sonia había tenido dos fracturas y no tenía tratamiento antiosteoporótico. Así que solucionamos este problema de falta de tratamiento.
  • Tenía varias cosas (síndromes geriátricos).

La medicación que damos no es para deshacer la enfermedad. La solemos dar para que todo vaya un poco mas lento (a veces la damos por alteración de la conducta). Tiene varias contraindicaciones, por lo que no se lo ofrecemos a todos. Hay un pequeño grupo de pacientes en la que vemos esta mejoría. Pero en este caso en concreto, no solo dimos medicación para la E. de Alzheimer. Por ejemplo, casi al ir a dormir, Sonia comienza a repetir varias veces lo mismo. Pero en casa ven en conjunto, que ella va mejor.

Problemas de memoria… ¿Miramos hacia otro lado?

A veces, ante la misma situación

¿Qué te ha parecido este relato? Compártelo con quien lo necesite. ¿Te puedo ayudar?

Me puedes escribir a info@geriatriacontigo.com

un abrazo

Peggy Ríos Germán

Geriatra / Preventivista

Publicado el Deja un comentario

Valoración de la alteración de la marcha y caídas (te cuento una historia)

Valoración de caídas en la persona mayor

La valoración de la alteración de la marcha y caídas en las consultas de Geriatría es una de las consultas más importantes en la persona mayor. Tened en cuenta que los especialistas en alteración de la marcha y caídas en la persona mayor somos los geriatras . Para comenzar contare una historia de un paciente que tengo mucho aprecio y que veo en la consultas de geriatría.

Para caminar necesitamos todos estos órganos y sistemas. Te cuento cual es su función.

La valoración de la alteración de la marcha y caídas es una consulta bastante amplia porque necesitamos conocer de alguna manera a casi todos los órganos… Porque necesitamos a casi todos ellos para caminar y no caernos

  • El cerebro y sistema nervioso periférico . Para planificar y ejecutar la acción necesitamos la integridad del cerebro que manda la orden, esa orden continua por el sistemas nervioso periférico que finalmente lleva nervios al sistema músculo- articular.
  • El sistema del equilibrio. Que incluye el cerebelo, el sistema vestibular del oído, la vista, el sistema propioceptivo de los músculos, articulaciones para conocer la presión y la posición del cuerpo. Este sistema es importante para mantener el equilibrio mientras caminamos
  • Boca y aparato digestivo. Todo lo que comemos o no comemos van a ayudar a reforzar o no los músculos que son uno de los órganos encargado de realizar la marcha. Por eso es importante la valoración de la boca (dientes, lengua), el trago (disfagia), costumbres alimentarias y una analítica para conocer si hay deficiencias nutricionales.
  • Aparato cardiovascular y pulmonar. Si tenemos un problema en la frecuencia cardiaca, insuficiencia cardiaca, problema pulmonar, etc. habrá un problema tanto en la circulación, la llegada de oxígeno a los tejidos de los músculos, el corazón, le cerebro, etc. afectando a la marcha.
  • Problemas en los sentidos. Como la visión disminuida o alteración en el oído interno. Porque como hemos mencionado, nos sirven para el equilibrio, además, una buena visión nos ayudara a no tropezarnos.
  • Aparato osteomuscular. Además de una valoración física, es importante conocer cómo es la marcha en cada persona, la frecuencia de la marcha y tiempo de ejercicio físico semanas. Además, preguntamos por las ayudas técnicas para caminar.
  • Polifarmacia y medicación inapropiada. Son muchos los estudios que indican que son el principal riesgo para tener caídas. La valoración de la medicación y su indicación correcta en fundamental en la valoración geriátrica integral y en la valoración de las caídas.
  • Importantísimo los pies y el calzado en la marcha.

Problemas y enfermedades relacionadas a la alteración de la marcha y el equilibrio (problemas intrínsecos o propios de la persona)

Con el apartado anterior no nos sorprenderá mucho saber que los problemas por órganos en esta valoración pueden incluir

Cerebro, cerebelo, tronco encefálico, sistemas nervioso periférico. Los problemas como las enfermedades neurodegenerativas, los ictus previos y la depresión son factores de riesgo para caernos. Algunas veces en esta valoración solicitamos pruebas de imagen.

Boca y aparato digestivo. La desnutrición, el indice de masa muscular bajo (ser muy delgado), el déficit de B12 son factores de riesgo para tener una alteración de la marcha y equilibrio.

Aparato cardiovascular y pulmonar. Tenemos que valorar si hay arrtimas, a veces tenemos que hacer un ecocardiograma. En algunas personas pedimos una espirometría si la persona nos cuenta fatiga (disnea). Las pruebas se hacen en función de las características de la historia clínica de cada persona.

Aparato osteomuscular. El inmovilismo es una causa frecuente de caídas. La dependencia física también es causa de caídas. La sarcopenia (disminución de cantidad de músculo y fuerza de este músculo), la fragilidad, el déficit de vitamina D son causas de caídas.

Polifarmacia y medicación inapropiada. Solo la polifarmacia, es un factor de riesgo de caídas. También, el uso de benzodiacepinas, los antidepresivos, los antipsicóticos, los antihipertensivos (si no están ajustados a la condición de cada persona), etc.

Los problemas en los pies (artrosis) y o el calzado inadecuado son problemas relacionados con las caídas.

Hay otros problemas, como el dolor, los procesos agudos como las infecciones (respiratorias, urinarias), alteraciones en los electrolitos, etc.

Factores extrínsecos (no dependen de la persona)

  • Un piso que sea resbaladizo
  • la poca iluminación
  • Tener cosas por el suelo
  • las alfombras
  • los objetos que pueden entorpecer la marcha
  • Problemas para entrar a la ducha
  • Prescripción inadecuada otra vez (porque depende del que hace la pauta) como los diuréticos que hacen que la persona vaya al baño por la noche
  • Falta de personas que acompañen (cuando la persona mayor necesita que le acompañen) para desplazarse.
  • Que los familiares o personas de residencia prohiban o restrinjan la marcha de las personas mayores por miedo a que se caigan. Con esto diminuimos aún más la masa y la fuerza muscular de la persona mayor.
  • Se ha visto que las caídas en las residencias aumentan conforme disminuyen el número de trabajadores por persona dependiente
  • La valoración geriátrica integral que puede hacerse en los PIas (Proyecto individualizado de Atención) disminuyen las caídas de las personas institucionalizadas en las residencias.
  • Etc

Plan de accion después de la valoración de la marcha o caídas

Como vemos, los problemas pueden ser de diferentes tipos. Así que después de de hacer una buena historia clínica (que incluye la valoración geriátrica integral), valoración física, recopilación exhaustiva la medicación. Tenemos que realizar un plan para todo lo que encontremos.

  • Desde las pruebas complementarias que vamos a pedir, los objetivos que tenemos, etc.
  • Recuerda que algunas veces retiraremos medicación no necesaria, pero también agregaremos medicación que necesita cada persona
  • Hay una probabilidad importante que necesitemos fortalecer nuestro sistema músculo esquelético, a través de ejercicio físico.
  • Muchas veces pido ayuda a otros compañeros (fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, psicólogo, etc) lo cual es interesante porque las recomendaciones son que hagamos una intervención multidisciplinar.
  • La ayuda de la familia y el entorno cercano es muy importante. No existe una pastilla mágica para una intervención completa. Muchas veces necesitamos al entorno cercano para caminar, alimentarnos adecuadamente, salir a la calle, etc.
  • Este plan se pacta con la familia, y suele ir bastante bien en la gran mayoría de casos.

Esta valoración la hago de forma presencial en la Comunidad de Madrid y online en otras Comunidades, países o cuando las personas están en residencias.

Si tienes dudas me puedes consultar

un abrazo y gracias por leerme

Peggy Ríos Germán

Especialista en Geriatría

Especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública

Publicado el Deja un comentario

¿Por qué mi madre con deterioro cognitivo no es cariñosa conmigo? ¿Qué puedo esperar?

porque padre madre

¿Por qué mi madre con deterioro cognitivo no es cariñosa conmigo? ¿Qué puedo esperar? Cuando me consultan por alteraciones del comportamiento hay muchas preguntas que son complicadas ¿Por qué mi madre con deterioro cognitivo grita? ¿Por qué se altera? ¿Por qué come galletas o come muchas veces? ¿Por qué repite lo mismo? ¿Por qué quiere una manta y mecerse? Las respuestas, muchas veces, no tienen una única explicación.

Puede que la pregunta, más cargada de emociones sea esta ¿Por qué mi madre o padre es tan poco cariñosa o cariñoso conmigo?.

En esta entrada, hago referencia a las personas con deterioro cognitivo. Pero en realidad, las respuestas pueden usarse para personas sin deterioro cognitivo igualmente.

Todos tenemos una mochila grande a espaldas. Todos, yo, tú… tu ser querido

Los comportamientos son generados por un cúmulo de situaciones. Muchas situaciones son actuales (el carácter del cuidador, el tiempo que tienen para cuidarnos), temas del pasado y ten en cuenta que muchos temas jamás han salido por la boca de tu ser querido. Muchas situaciones dolorosas van con nosotros a la tumba. Ten en cuenta eso.

Por ejemplo, tengo pacientes que han corrido por la noche durante las guerras mundiales (aquí, en otros países), debajo de aviones, y han pasado bombardeos. A día de hoy, cuando escuchan un avión sufren muchísimo. No es necesario pasar por esto para tener un comportamiento cuyo origen se traslada a muchos años antes.

Las personas con E. de Alzheimer u otras demencias, frecuentemente tienen problemas para recordar temas actuales. Sin embargo, algunos, conforme pasa la enfermedad, recuerdan cada vez más vívidamente temas del pasado. Desde lo felices que eran con sus madres, hasta problemas duros que nunca solucionaron siendo más jóvenes.

Tened en cuenta, que socialmente, el hecho de recordar con dolor temas del pasado no está bien visto. Hablarlo, decir que necesitamos ayuda por ello, tampoco lo está. Ir al psicólogo o al médico por algo que nos ronda en la cabeza y que necesita que lo saquemos… no está bien visto hoy. Pero hace años era aun peor. Si escucháis lo contrario, la verdad es que yo no lo veo. Puede que haya mejorado un porcentaje mínimo, pero no está bien visto. ¿Qué se hacía antes? Nada. Lo cargabas contigo (en tu mochila) y seguías caminando.

Lo contrario también existe. Darle mil vueltas en la cabeza a un mismo tema. A veces es agobiante, ¿verdad? Pero claramente, es lo mismo. Tenemos una herida que se ha curado bien, y que por temas familiares, genéticos, ambientales, etc. no lo podemos dejar ir.

Mi madre o padre no es cariñosa o cariñoso conmigo

Este tema genera mucho dolor a los familiares. Pero, imagínate que eso no dependa de él o ella. Probablemente esto, incluso le haya pasado siempre, no solo ahora que tiene deterioro cognitivo.

Pero antes, no se notaba como a día de hoy. Imaginaros todo lo que ha pasado él o ella.

  • Problemas de apego en la infancia. Hasta ahora, la gran mayoría de madres o padres que veo que son poco cariñosos, también han recibido poco cariño cuando eran niños.
  • Problemas de personalidad. Yo he visto familias con una madre cariñosa y un padre con algún trastorno de la personalidad que solo podía tener una relación afectiva con su pareja, pero con nadie más. Ni siquiera con los hijos.
  • Hay problemas genéticos que hacen que la persona no conecte igual con otras personas como ves en otras madres. Son cariñosas, sí. Pero no como otras madres.
  • Las personas que han vivido en violencia doméstica tienen heridas que llevan toda la vida.
  • Problemas de convivencia. Imaginaros una persona que ha recibido poco cariño de niño, y luego se casa con alguien que no solo es poco cariñoso. Sino que a veces es sarcástico o agresivo con su pareja. Además, ahora uno de los dos tiene deterioro cognitivo. Esto es muy frecuente.
  • El deterioro cognitivo, lamentablemente a veces hace que las personas cambien su forma habitual de ser. Aunque lo más habitual es que con el paso de los años se potencien sus rasgos de personalidad.

La respuesta está en la compasión

Cuando veo a las familias, hay dos tipos de perfiles. Unas que tienen muchos problemas médicos y la parte médica se «come» el tiempo de la consulta. Siempre hablo de medidas no farmacológicas, pero a veces, hay que correr para evitar que el paciente se deteriore. (Imaginaros a una persona mayor ha salido de una operación). En el otro tipo de perfil, la persona mayor está bastante estable. En esta situación, hablo de medidas generales desde el inicio. Es ambas situaciones, trato de abordar lo mas antes posible la relación de la persona mayor y sus cuidadores. Y más tarde o mas temprano me cuentan sus miedos y lo que mas les duele de toda la enfermedad.

Les explico lo que ahora estoy escribiendo. Muchas veces esta relación madre-hija o padre-hijo viene de años atrás, pero igualmente, duele Les explico que el comportamiento de su madre o padre se debe a una multitud de factores y que no siempre depende de ellos.

Trato de hacerlo en un entorno tranquilo, sin la persona mayor delante. Trato de poner todos los ejemplos que recuerdo, para que sepan que es muy muy común.

Finalmente veo, existe una sensación de comprensión y de compasión. Me explican o me mandan un audio días o semanas depures en la siguiente consulta. Me cuenta que pasan del siguiente pensamiento «¿por qué él o ella son así?» a

  • «soy feliz al verte tal y como eres ahora»
  • «soy feliz aunque no me abraces ni me hables con la dulzura de otras madres»
  • «yo sé que has pasado por mucho y te quiero».
  • Todo esto es un proceso, no es magia, no es de un día para el otro.

Gracias a mis queridos amigos

Llevo muchas semanas hablando sobre este tema con unos amigos expertos. Luis Fernandez de Gerontología Time y Julia Ballestero de Nuupmontessori

A veces, escucho unas historias que me parecen muy crudas y obviamente, trato de dar respuestas. Pero creo que lo que digo, se pueden decir con otras palabras, y le pedí que me ayudaran.

Sé que el dolor de preguntas sin respuestas de nuestros progenitores son muy duras.

Las reflexiones de Luis y Julia, me parecen tan hermosas que les pedí que me dieran el regalo de darme estas reflexiones en vídeo y los dos aceptaron encantados. Los dejo aquí, espero que os sirva.

un abrazo enorme,

Peggy

Publicado el Deja un comentario

Uso medicinal de Cannabis para algunos síntomas en las personas con demencia

cannabis en alucinaciones o agitación

El uso medicinal del Cannabis se está usando cada vez con más frecuencia. Les explicaré cómo son los estudios de investigación que hay detrás de este producto. En este post enumero los síntomas más difíciles con los que se encuentran algunas familias que conviven con personas con demencia. Además hablo del tratamiento no farmacológico, farmacológico para el control de estos síntomas.

La demencia: un reto mundial, personal y familiar

La demencia es una enfermedad muy frecuente en las personas mayores. El Informe Mundial de Alzheimer dice que alrededor de 50 millones de personas presentaron esta enfermedad en 2018. Esta enfermedad cursa con problemas importantes, no solo de memoria, sino también de dependencia física y alteraciones del comportamiento. Estos trastornos son algunas veces difíciles de resolver.

Los síntomas más difíciles con lo que se enfrenta una persona que cuida a una persona con demencia

Los síntomas neuropsiquiátricos más difíciles en las personas con demencia pueden ser varios. En algunas ocasiones son difíciles de controlar y además pueden ser desgastantes. Los síntomas más difíciles causan una gran preocupación, estrés, insomnio, ansiedad y depresión en el paciente como en los familiares. Por ello, se recurre a las consultas de Geriatría, buscando una solución que mejore el día a día y haga que el cuidado de la persona con demencia sea más llevadera. Estos síntomas pueden ser:

  • agitación,
  • agresión verbal,
  • agresión física,
  • apatía,
  • alteraciones del sueño,
  • depresión,
  • ansiedad,
  • alucinaciones auditivas como visuales o
  • problemas del sueño, etc.

Primera línea de tratamiento para abordar los síntomas neuropsiquiátricos de las personas con demencia

Una valoración geriátrica intregal, hecha por un Geriatra, brinda muchas oportunidades para encontrar el problema o problemas que podrían estar detrás de las alteraciones de conducta. Por ejemplo, en las personas que consultan por alteraciones del comportamiento podemos ver:

  • Poca movilidad: la movilidad en el paciente con demencia sigue siendo fundamental para disminuir algunos de estos síntomas. Los estudios al respecto indican que la movilidad mejorar su calidad de vida, mejora la marcha y el equilibrio y tiene un efecto positivo sobre el deterioro cognitivo.
  • No se tiene acceso a las recomendaciones básicas de una alimentación equilibrada (post de alimentación aquí): la alimentación siempre va a ser la gasolina del cuerpos. Hay deficiencias de vitaminas, hormonas o minerales que pueden producir agitación, delirium, astenia, alteración de la marcha, fatiga e incluso falta de apetito.
  • El dolor no controlado, no diagnosticado ni tratado es muy frecuente en las personas mayores con demencia. El dolor puede agitación, insomnio, depresión e hiporexia (disminución de ganas de comer).
  • Problemas de insomnio, este en un problema que tenemos que tratar. Pero primero debemos conocer un poco la causa que lo puede desencadenar (dolor, ansiedad, depresión, falta de movilidad).
  • El estreñimiento puede causar agitación en las personas con demencia, además de inapetencia, infecciones urinarias, retención urinaria, caídas, etc.
  • Y por supuesto, hacer un estudio de la medicación y de la polifarmacia es una de las bases del tratamiento farmacológico.
  • A nuestro hogar no es el lugar más recomendado para la persona con demencia. En algunos casos se recomiendan centros para que la persona pueda hacer terapia física, cognitiva, aumente la sociabilidad y cuidados (por ejemplo, a veces en casa la persona con demencia rechaza la medicación).

Segunda línea de tratamiento para abordar los síntomas neuropsiquiátricos de las personas con demencia

  • Cuando se ha abordado lo anterior, pasamos a la necesidad o no de usar un tratamiento farmacológico.
  • Cuando esté indicado, los inhibidores de la acetilcolinesterasa pueden mejorar en algunas ocasiones los síntomas neuropsiquiátricos.
  • Podemos apoyarnos, sobre todo si el paciente puede hacerse daño o hace daño a los demás con antipsicóticos atípicos, pero siempre apoyándonos en la terapia no farmacológica. El objetivo nunca será que la persona con demencia esté adormecido durante el día, sino que el paciente y las personas en su entorno puedan descansar bien.
  • En algunas oportunidades podemos usar antidepresivos u otros fármacos en combinación.
  • Tratamos de no usar benzodiacepinas, porque podrían exacerbar el deterioro cognitivo y son un factor de riesgo de caídas.

Uso medicinal del Cannabis para el tratamiento de síntomas neuropsiquiátricos en personas con demencia

El Cannabis es una planta que contiene 70 compuestos químicos a los que se llaman canabinoides. En algunos países el Cannabis se puede vender como uso medicinal.

Las revisiones científicas hechas en los últimos años, con el fin de poder implantar el Cannabis como uso medicinal, no han dado buenos resultados. La revisión de los trabajos científicos han demostrado que los trabajos científicos donde se estudia su uso:

  • son de baja calidad,
  • son estudios con un número muy pequeño de pacientes,
  • a veces los estudios se hacen con el producto completo y a veces con algunos de sus compuestos químicos (por lo que estos estudios no pueden compararse con ellos mismos).
  • no sabemos la evolución de los pacientes porque los datos son a corto plazo como uso medicinal, pero el uso recreativo puede generar muchos trastornos neuropsiquiátricos para el que lo consume.
  • no se tratan de investigaciones rigurosas (usando placebo- pacientes randomizados – doble ciego, etc).
  • Por lo que diferentes organismos internaciones han concluido que el uso medicinal del Cannabis no puede recomendarse, incluso en países donde está legalizado su uso.

Diferentes estudios han demostrado que una valoración global del adulto mayor mejora su estado de salud y su calidad de vida

Te recomiendo una valoración global del paciente, que tenga en cuenta los problemas que puedan haber detrás de las alteraciones de conducta de la persona con demencia. Como te muestro, no siempre vamos a usar fármacos para ayudar a estas personas y a sus familias.

Por último, te repito (porque es una de los problemas que más veo) muchas veces la personas mayores tienen fármacos que no necesitan pero generan efectos secundarios en las personas que lo consumen. Lamentablemente, hay personas con problemas muy difíciles de tratar, pero la idea es que mejoren al trabajar con varios parámetros.

¿Te ha aportado esta publicación? Escríbeme, te leo

Publicado el Deja un comentario

Duelo por la muerte de los pacientes

duelo personal sanitario por muerte de pacientes

Hoy quiero haceros una pregunta ¿creéis que los médicos nos ponemos o debemos ponernos muy tristes si muere un paciente? ¿o llegamos a hacer algún tipo de duelo? Creo que la respuesta es un poco compleja. Primero me gustaría recapitular algunas cosas en nuestra formación.

En la facultad nos enseñan casi de todo: cómo nace un niño, cómo es una gestación normal, cuáles son las complicaciones. Cuando la persona a mediana edad comienza a tener diferentes enfermedades crónicas y sus respectivos tratamientos. Nos hablan de cirugías, de porcentajes de curación, de tasas de fallecimientos después de un evento grave como una pancreatitis severa, etc.

Pero nos hablan muy poco de temas que también son importantes y frecuentes:

  • Nos hablan muy poco de personas mayores (los que van a tener en mayor medida estas enfermedades crónicas y estos acontecimientos severos),
  • No nos enseñan a reconocer a un paciente que puede fallecer en los próximos meses,
  • No nos hablan de fragilidad, que me parece muy importante para ofrecer diferentes tipos de tratamiento ante una misma enfermedad,
  • No nos enseñan a dejar ir (lo descubres luego, o no),
  • No nos enseñan a enseñar a los familiares a dejar ir,
  • Tampoco qué hacer / sentir / pensar cuando una persona que has atendido fallece,
  • ¿los médicos hacemos un duelo cuando alguien que atendemos muere? esa asignatura lo tenemos pendiente.

Después de la facultad nos encontramos en distintos lugares, países, culturas, hospitales y con distintas personas. Cada lugar y persona tien vivencias diferentes. En un mismo hospital, cada especialista ante un mismo paciente puede tomar decisiones diferentes. Donde un especialista puede ver a una persona mayor con una posible infección de orina, otro especialista puede ver una persona mayor que está en sus últimos días de vida.

A nuestra especialidad, tenemos que sumar que tenemos «maestros» distintos» y sobre todo: tenemos una mochila distinta a nuestras espaldas. Finalmente, cada persona decide vivir su especialidad de forma u otra. Os voy a contar mi experiencia personal, y además os voy a dejar un vídeo de cómo he vivido la muerte de una paciente que he tratado por varios meses. Cada uno decide vivir esta situación de una forma u otra y creo que ninguna de estas formas es mejor o peor, simplemente es nuestra forma personal y única que tenemos cada uno de trabajar.

La muerte de los pacientes en el contexto social

Yo hice la carrera en una Universidad donde pasó una cosa muy curiosa. Sí nos hablaron del final de vida. El problema fue que la teoría fue una cosa y la práctica fue otra. En concreto, el caso fue que en las plantas del hospital, me insistían mucho en mantener algo parecido a una muralla entre nosotros y los pacientes. Una muralla para no sentir, no padecer, no ponerte tan en el lugar del otro. Las personas que me guiaban tenían mucho miedo a que podamos sufrir y que ese sufrimiento pueda influir negativamente en ver al resto de pacientes. Además de eso, no nos enseñaban a parar. Trabajábamos todo el tiempo para que los pacientes sobreviviesen. Ante una educación así, lo que sucedió fue que tuve tres fallecimientos muy seguidos y no lo viví como parte natural de la medicina. Lo viví como una responsabilidad mía. Con culpa. Lo que sucedió después fue que escogí una especialidad en la que jamás iba a ver a persona más fallecer. A los 6 meses de iniciar esa especialidad, me di cuenta que echaba mucho de menos el trato con las personas y decidí hacer Geriatría.

Personal

Cuando comencé la especialidad de Geriatría, como a la semana, estaba totalmente enamorada de la Geriatría. Muy enamorada. Amor. Pasión. El caso es que me ofrecieron un puesto muy bueno de mi otra especialidad y dije que no. En mi casa no lo entendieron… ahora mismo no recuerdo que pasó esos primeros días. Solo sé que desde el primer día hasta ayer viernes, he ido totalmente enamorada a trabajar día a día. «Con sus más y sus menos» claro. Porque la vida es la vida. Pero soy inmensamente feliz siendo geriatra.

Dicho esto: comencé la especialidad embarazada. Cuatro meses antes había tenido un aborto. El parto de mi primer hijo fue muy duro, me dijeron en el quirófano, 24 horas después de iniciar el parto, que casi tuve una ruptura de placenta (no sabéis cómo duele eso). Luego tuve otro embarazo muy malo que terminó con una cirugía, y luego no hubo final feliz. El cuarto embarazo fue copia y pega del tercer embarazo durante muchos meses. Otra cirugía, miedo todos los días de cada cada día de los 9 meses de embarazo. Finalmente él: mi hijo pequeño. Más otras dos operaciones entre medias. Digamos que he estado hospitalizada varias veces y he entrado en quirófano 8 veces. Sé que es perder a alguien, qué es luchar por alguien. Sobre todo sé: que en medio del dolor se puede sentir paz. Sentir paz porque vi a mis últimas médicas dejarse los sesos y el corazón en mi y en el bebé. También sé que el dolor (lo prometo) sé que el dolor duele menos con un poquito de cariño.

Práctica diaria

Por último, para no extenderme más, creo que cada situación es distinta. Yo creo que todas las situaciones duelen. Pero cada caso es distinto. Creo que si hurgamos un poco dentro de nosotros hay dolor. Pero a veces es más liviano, a veces es «moderado» y a veces, solo a veces: llegas a hacer un duelo. No lo he leído nunca. Pero creo que puedes llegar a pasar por un duelo.

La sensación en muy distinta en cada caso. Es distinto que una familia sepa que la persona mayor (en mi caso veo personas mayores) va a fallecer y que todo se desarrolle en media hora.

Otra situación es que la familia no sepa que su familiar lleva en un periodo de «últimos meses» varios meses. Que el paciente y la familia entren al hospital con la idea que va a salir en 2 o 3 días y les expliques desde el inicio todo desde el comienzo: Las enfermedades crónicas muchas veces tienen un inicio y un final. Hay varios métodos para saber que nos encontramos al final de una enfermedad. Pero además, por algunos signos del paciente, sabemos que el paciente está en sus últimas horas o días. Esto no se dice en 5 minutos, necesitas una entrevista muy íntima. A veces con el hijo que ha vivido 70 años con su madre. A veces es una familia de 10 hijos que ya saben qué es esto y te dicen que están tranquilos. Sumemos a esto: miedos, creencias, religiones, expectativas anteriores. Después de esta entrevista solemos recomendar dar medicación que ofrezca confort al paciente en estos últimos días. A veces, todos transcurre tranquilamente. Eres humano. En otras oportunidades, pasan los días y conoces más a la familia, les das consuelo, explicaciones, cariño. Sí o sí hay una relación de algún tipo. En estos casos me voy sabiendo que hemos detectado a una persona con unas necesidades especiales en un momento especial. Nos puede dar pena, pero esa información es oro porque el paciente va a recibir el mejor tratamiento. Eso da mucho consuelo. Tenemos que valorar otras cosas: el agradecimiento de la familia, la tranquilidad del paciente, saber que has tratado de dar lo mejor que tienes, saber que este momento se ha ofrecido la medicación que el paciente necesita para estar confortable… salgo de la habitación sabiendo que «el dolor puede duele menos» con muy poquito.

Luego están las personas que conoces meses. Meses. Sabes como geriatra que no está en su mejor momento y lo dices a los familiares. Pero da la casualidad que mes a mes esta persona tiene cosas leves. Desde el segundo mes la ves contenta y te llena de caricias y besos en cada visita (hago geriatría a domicilio). Mes a mes le dices a la familia que probablemente fallezca en los próximos meses. Con los meses, comienzas a acostumbrarte a verla bien. Piensas tú y la familia que como médico estarás a su lado al final. Un día, de viaje te llaman. Te dicen que ha pasado algo. Les explican (otros médicos) a los familiares que la opción de cirugía no se puede dar por la situación previa de la paciente. Que lo ideal es que continue con medidas de cuidados paliativos en su casa. Un jueves. Con un puente largo a punto de empezar. ¿Qué hacer? Todo lo que se puede hacer. ¿Esto duele? La verdad es que escuece.

Cuando falleció esta persona me tranquilicé a mi misma pensando que la había ayudado. Me tranquilizó la idea que la familia estaba muy preparada por todos los meses previos. Me tranquilizó saber que la familia estaba tranquila. Terminó el viaje y comencé a sentirme rara. No triste. Rara. Una semana después tuve dos días de mucha tristeza (no lo relacioné sinceramente porque ya había quedado con mi cerebro que las cosas habían ido bien dentro de todo). Luego otra vez rara. Al final de la segunda semana lo supe, había pasado un duelo por esta señora… pero no había sido consciente de eso hasta dos semanas después.

¿Cómo lo debemos hacer?

La medicina es una profesión hermosa. Si es el sueño de tu vida: vívelo. ¿Cómo? Pues no hay una forma. Como veis: cada uno toma una decisión en base a tantos factores que sería imposible decir una técnica: la técnica de la muralla, la técnica de ponerte en su lugar, la técnica de ser tú misma, sin filtros. Yo trato las dos últimas: sin filtros, y poniéndome en su lugar.

Los psicólogos, en medio de la primera ola de la pandemia, decían: hay que ver lo mejor de cada día, tus logros, saber ponerte estrellitas y hablarte con cariño. Me pongo estrellitas con las altas del hospital, cuando les ayudo a caminar, cuando soy la tercera médica a la que acuden por un síntoma raro y les quito un fármaco y dejan de temblar. Salgo con buen cuerpo de las habitaciones y de las casas que atiendo a domicilio. Llego a mi casa, le digo a mi marido: ¡sábes que me han dicho hoy! Soy feliz.

Ante la muerte de un paciente: no creo que lo pase peor que otra persona que use otra técnica, todo lo contrario. Creo que hacer que el paciente y la familia te vean cercana hace que todo fluya más relajado y con más confianza. No es una mala técnica para nada. Aunque hay personas y personas: lo ideal es aprender a quedarnos con lo bueno del resto del día. Y disfrutar de la profesión.

Un beso a todos los que me habéis leído hasta aquí,

Peggy Ríos Germán

Geriatra

Publicado el 1 comentario

¿Qué es la geriatría?

qué es la geriatría

Te respondo con palabras sencillas a la pregunta ¿Qué es la geriatría?

La geriatría es una especialidad médica, como la cardiología o la traumatología.

Te explico como se llega a ser especialista en Geriatría.

  • Primero hacemos la carrera de medicina de unos 6 o 7 años, depende dónde lo hagas.
    • Nos preparamos para hacer una oposición, 1 año habitualmente
    • Damos la oposición para poder tener un puesto de MIR (médico especialista)
  • Hacemos la especialidad que dura 4 años en un hospital público, en mi caso lo hice en el Hospital Universitario La Paz, en Madrid, España.
  • Podemos hacer o no un máster, suelen durar 1 o 2 años.
    • En mi caso tengo dos. Uno de Salud Pública (Escuela Nacional de Sanidad, Madrid) y en Cuidados Paliativos (Universidad de Salamanca, España).
  • Puede que una persona haya hecho una especialidad y lo complemente con otra. En mi caso soy además especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública.

Concepto

La geriatría es una especialidad dedicada al estudio de la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la rehabilitación de las enfermedades en las personas mayores.

BOE 2008

Para continuar tengo que decir que nuestro objetivo no es ver y tratar una enfermedad. Nuestro objetivo es valorar distintos escenarios y conocer las preferencias de la persona y su familiar para proponer distintos objetivos y recomendaciones. Tenemos en cuenta que cada persona es única y que cada persona se encuentra en una situación distinta durante su edad adulta.

Para ello utilizamos la herramienta más útil en las personas mayores, herramienta que se ha comprobado su utilidad y eficacia en distintos escenarios (fractura, hospitalización, cáncer, cirugía). Esta herramienta se llama: Valoración geriátrica integral y de la que hablaré en otra entrada.

Te contaré qué personas solemos ver. Luego, te doy ejemplos de intervención de cada punto (del concepto de Geriatría) en los siguientes apartados.

Qué personas se benefician de ir al geriatra

En general los podemos vemos a demanda (en Madrid hay cada vez más interés en esta valoración), del médico de atención primaria y de otros especialista (cirujanos, oncólogos, traumatólogos, etc).

  • En España vemos a mayores de 65 años, aunque en otros países sé que les ven a partir de los 60 años.
  • Comorbilidad, sobre todo los que van a varios especialistas y se desea unificar el tratamiento.
  • Personas con pérdidas de memoria, deterioro cognitivo leve, demencia.
  • Otras alteraciones de la esfera mental (depresión, insomnio).
  • Alteración física como alteración de la marcha, trastorno del equilibrio.
  • Previo a una intervención (cirugía, cáncer, TAVI).
  • Problemas relacionados a demencia (infecciones frecuentes, disfagia, úlceras por presión, inmovilidad).
  • Polifarmacia, para mí, es la piedra angular de las consultas. Para mi y para todos los gobiernos de los países desarrollados.
  • Problemas médicos de las personas mayores (insuficiencia cardiaca, infecciones)
  • Personas que han tenido una caída en los últimos 12 meses que han necesitado atención o dos caídas sin atención.
  • Personas con osteoporosis, antecedentes de fracturas (en especial, la fractura de cadera).

Prevención

Las recomendaciones que damos en Geriatría son parecidas que en la población general en muchos sentidos. Pero están basadas en estudios específicos en las personas mayores y en varios ámbitos (domicilio, residencias, etc)

  • Ejercicio físico: adaptadas a cada situación. Deberían ser de 4 tipos, flexibilidad, residencia, fuerza y equilibrio.
  • Continuar con actividades básicas e instrumentales de la vida diaria.
  • Alimentación variada rica en cereales, proteínas, frutas, verduras, legumbres, etc.
  • Salud mental y afectiva. Para ello hacemos un despistase o un estudio tanto de deterioro cognitivo como de humor e insomnio.
  • Control de enfermedades ya existentes, para evitar otras secundarias.
  • Control de la medicación, para evitar efectos secundarios no deseados.
  • Sociabilización y compañía. Es una de las bases para que la persona mayor esté bien y se mantenga bien.
  • Cuidados en casa para evitar caídas y otros eventos frecuentes en las personas mayores

Prehabilitación

Esta es una consulta especial, en la que valoramos a una persona que va a ser intervenida (cirugía, quimioterapia, recambio valvular). Le damos recomendaciones para que esté en forma todo lo que se pueda.

Damos indicaciones físicas, se ve si necesita suplementos proteicos u otra suplementación. Se mejora la polifarmacia. Se dan recomendaciones para que este en forma durante la hospitalización, etc. Los resultados son increíbles.

Diagnóstico

En las personas mayores, las enfermedades no siempre dan la cara como en las personas más jóvenes.

  • Por ejemplo, una persona joven que presenta una neumonía podría tener fiebre, escalofríos y sensación de falta de aire.
  • Una persona mayor con neumonía probablemente tenga falta de apetito, se deshidrate, se caiga… y por la caída termine en el hospital donde se diagnostique de una neumonía y deshidratación.
  • Además, en este caso, la persona mayor no solo se beneficia de un tratamiento antibiótico.
    • Se beneficia de valorar las esferas
      • físicas,
      • mental,
      • social,
      • revisión de la medicación
      • y de la medicación para su problema actual.
    • Sino, no se llamaría Geriatría.
  • Además, valoramos todos los problemas frecuentes en el adulto mayor (los llamamos síndromes geriátricos) y hacemos un plan de tratamiento.

Tratamiento

Una vez que conocemos la situación de una persona en concreto y la enfermedad, tomamos decisiones en cada escenario para que la personas mayor pueda tener el tratamiento que más le convenga en su situación.

Por ejemplo, en una infección

  • No es lo mismo una persona que llega de casa
  • A una persona que llega de residencia de ancianos
  • A una persona con deterioro cognitivo severo
  • Son todos escenarios muy distintos

Por ello, la valoración geriátrica integral tiene que ser una valoración objetiva (no subjetiva) y global de la persona y su entorno.

Rehabilitación

La OMS recuerda, que de cada 4 pacientes mayores hospitalizados, 3 terminan con alguna dependencia que no tenían. Para ello es importante que dentro del hospital no se pierda la funcionalidad (la fuerza muscular y las actividades que podemos hacer).

Si por alguna razón perdemos esto (una cirugía, una fractura), tenemos que asegurar la rehabilitación del paciente

  • En el hospital,
  • En una unidad de recuperación funcional
  • En un centro de media estancia
  • En un centro de día
  • En residencias concertadas a veces
  • En las unidades de fisioterapia
  • Fisioterapia a domicilio, etc

Espero que os haya gustado este resumen, me podéis preguntar alguna duda que tengáis.

un abrazo

Peggy