¿En casa o en residencia de ancianos?

Tabla de contenido

¿Te ayuda?

¡Compártelo!

Vivimos en una sociedad donde hay que tomar decisiones importantes en varios hitos de la vida. Como cuando dejamos a un bebé en la guardería porque tenemos que incorporarnos al trabajo, cuando tenemos que dejar a un niño en las extraescolares a pesar de las largas horas de clase porque no nos queda otra, y así seguimos hasta cuando somos muy mayores y no sabemos si quedarnos en casa o en ir a una residencia de ancianos.

Lo cierto es que en España, a diferencia de los demás países desarrollados, las personas mayores pueden ir a una residencia de ancianos sin ninguna limitación. Es por eso que en las residencias no solo vemos a personas dependientes, sino también personas muy independientes. Antes de la pandemia, habían personas salían todo el día a la calle y volvían a la residencia para comer y a dormir. Por ello, si una persona se sentía sola en casa, si no le gustaba la sensación de vivir o comer sola (al enviudar por ejemplo), podía ir vivir a una residencia de ancianos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que debería haber un mínimo de residencias de ancianos por país para las personas mayores. En España estamos por debajo de esa cifra. En caso de las personas mayores dependientes, este mínimo tiene una explicación. A simple vista puede que permanecer en casa parezca el mejor lugar para vivir, sin embargo, esto no es así el 100% de los casos. La OMS también dice que 1 de cada 10 personas sufren algún tipo abuso en casa. Por último nos dice que la persona mayor no siempre está atendida por una persona que sepa brindar cuidados a este tipo de personas. Cada persona y cada familia es distinta y tiene distintas necesidades.

Lo cierto es que después de ver a pacientes que viven en casa y en residencias haré una lista de puntos importantes para tomar una decisión en cuanto a quedarse en casa o ir a una residencia:

  1. Decisión personal. Parece muy lógico, pero en muchas familias se deja estar decisión a los hijos porque éstos piensan que tienen que tomar la decisión y no la persona mayor en cuestión. Sin embargo, hablamos personas adultas, con autonomía, en los que su parecer es importante para este tipo de decisiones. ¿deben tomar esta decisión cuando son muy mayores?. No necesariamente, lo ideal es planificar este momento cuando no son muy mayores y que esta voluntad se tenga en cuenta siempre que se pueda mantener.
  2. Problema familiar. No todo es tan idílico cuando una persona mayor se queda en casa. En España, la inmensa mayoría de personas mayores dependientes son atendidos por sus parejas (mujer) de la misma edad. Esto puede condicionar a que la persona que atiende presente otros problemas como soledad, frustración, insomnio, depresión, etc. La segunda persona que termina atendiendo a una persona mayor dependiente es una hija, que muchas veces termina teniendo estos mismos problemas.
  3. Cuidados. Como he dicho, la persona mayor dependiente tiene que tener ciertos cuidados mínimos a tener en cuenta: ¿podemos asearle? ¿podemos levantarle de la cama todos los días? ¿sabríamos reconocer las complicaciones que pueden tener las personas mayores? Las complicaciones pueden ser: la disfagia (dificultad para tragar), inmovilidad y úlceras en la piel, caídas, poco estímulo mental. ¿Sabemos las medidas que hay que tomar en casa para evitar estas complicaciones?
  4. Social. Socialmente es importante contar con una red de apoyo no solo familiar sino también de las instituciones públicas para decidir que nuestro familiar se pueda quedar en casa o tiene que institucionalizarse.

¿Hay que escoger entre una alternativa u otra? No, de ninguna manera. Hay alternativas entre medias. Como la organización familiar para que los cuidados no recaigan sobre una sola persona, contratar a una persona que pueda ayudar en los cuidados (preferiblemente con experiencia), existen centros llamados «respiros familiares», que son lugares donde la persona mayor puede estar unos días o semanas para que el o la principal cuidador o cuidadora descanse.

Como vemos, es un tema complejo tanto si deseamos optar por vivir en casa como en una residencia. Pero que tomemos la decisión que tomemos, después de informarnos bien, será la mejor decisión en ese momento.

1 comentario en “¿En casa o en residencia de ancianos?

  1. […] o tienen problemas de la marcha, o tienen secuelas de un ictus y el ir por líquidos es difícil. En estos casos podemos buscar alguna forma de acompañar a la persona en casa o un lugar para person… (que podría ser una residencia o un centro de día). En algunos casos tendremos que coordinar con […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *